Otro desplazamiento de Brigadas, un viaje masivo con tres autobuses llenos y varios coches particulares. Nos juntamos en Huelva unos 300 ó 400 cadistas.
Salimos a eso de las 11:20 h del estadio Carranza, tras un poco de desorganización y tras echar a Carlos "el legionario" del bus número dos salimos de Cádiz y pillamos por la autopista, tras un pequeño parón en un área de descanso de la autopista, nos enteramos que nos iba a esperar en Huelva el Frente Onuba, de esta gente sólo decir que admiran a los Biris con eso está ya todo dicho. Tras esa noticia la gente ya iba mentalizada. Llegamos a Sevilla y recogimos a un cadista que venía de Córdoba (como él debería haber muchos). Ya tras un pequeño parón para mear llegamos a Huelva y después de dejar los buses en la estación de buses, nos dirigimos al estadio.
El camino fue largo y tortuoso, cantando por la calles (semivacías) ante el estupor de los pocos onubenses que nos encontrábamos, el grupo se rompió en varios grupos y por fin llegamos al estadio, que parecía cualquier cosa menos un estadio. Ya en él, la gente se desparramó por ahí para buscar priva. La verdad es que la ciudad estaba un poco muerta, sin ningún almacén para comprar, sólo algún que otro bar. Poco a poco la peña se iba poniendo ciega y una hora antes del partido ya era impresionante la marcha que teníamos montada en la puerta del estadio, ¡ah! y del Frente Onuba no vimos ni uno. Cada cuál se compró su entrada, el Cádiz sólo nos dio 6 entradas, pues las que les dieron se las regalaron a otros compromisos, sólo decir de este tema que esperamos ver a esos beneficiarios en partidos importantes para nuestro equipo fuera de Al-Andalus.
La entrada de la gente fue escalonada y a falta de unos 5 minutos ya estábamos situados en nuestra grada, antes del comienzo desde el Frente Onuba sacaron una bandera Nazi que si no hubiera sido por la valla se la hubieran tragado.
La salida de nuestro equipo fue bestial, con bengalas y nitratos, fue como digo bastante espectacular y cosa que no veíamos en mucho tiempo. Del partido poco se puede hablar (0-0) y además éste que escribe poco vio, entre el transcurso del partido sólo hubo unos pequeños cruces de insultos. La cosa no pasó a más, ya al final y tras animar como siempre, salimos del estadio. El grueso del grupo tiró para los buses y un pequeño grupo se quedó en los aledaños y parece ser que hubo algún incidente sin importancia. El camino hasta los buses era una interminable fila de cadistas por todos lados, ya cuándo llegaron todos nos fuimos para Cádiz. Hicimos una parada en Los Palacios, en una venta, allí por lo visto regalaban helados. Tras cachondeo general e indignación por el apedreamiento del bus de nuestros jugadores llegamos a Cádiz.
¿Habrá venganza?. Un saludo.